Ir al contenido principal

ESP***

Estatal. Y de pura cepa. Miguel de Cervantes era estatal a carta cabal, que con ese nombre no iba a ser francés ni húngaro o flamenco. Cervantes era estatal por los tres costados y medio de su fisonomía y logró la plenitud de su estatalidad en Lepanto, donde como premio a su valiente y heroica lucha contra la moris…, contra el Isl…, contra el enemigo global procedente de la otra orilla del Mediterráneo alcanzó el nirvana de la asimetría, nivel pluscuamperfecto de la entidad estatal. En Cervantes, en su muñón, en su desigualdad, el Estado se hizo carne. Y en su obra, en su pluma, la carne se hizo verbo. Ese Quijote alto y flacucho, ese Sancho bajito y orondo federados en unión irregular junto al burro y al rocín recorriendo palmo a palmo nuestro Estado constituyen su viva imagen, más aún, su autentica esencia y sitúan al autor en el lugar de privilegio que le corresponde entre los genios de su generación. El segundo por supuesto, tras Haro Tecglen.
Que hoy, siglos después, algunos bárbaros fanáticos e intolerantes poseídos sin duda por el espíritu inquisitorial de Torquemada y el imperialismo conquistador de los Reyes Católicos pretendan mancillar la herencia cervantina con la herejía de la igualdad territorial y la blasfemia de la simetría nacional es un pecado del que sólo el virtuoso e inmaculado talante de nuestro presidente, heredero natural de la tradición laica en la que echa sus raíces occidente puede alejarnos. En sus manos, pues, estamos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Carmelo Jordá ha dicho que…
Genial, gran hallazgo lo de la asimetría de Cervantes. ¿Haro Tecglen no fue el que pintó las Cuevas de Altamira?

Enhorabuena por el blog, empieza muy bien...
AMDG ha dicho que…
Agados,

Aunque conquistaron Granada, los RRCC no fueron realmente imperialistas. El imperialismo fue traido a "este pais" (asi llamaban hasta hace poco al "Estado" estos botarates) por Carlos I, a quien cayo la corona española de rebote, ya que la politica matrimonial de la reina iba por otro lado.

No quiere decir esto que yo "condene" el imperialismo (ademas de que no tengo con que...)

Saludos