...98,99 y 100

Lo dejaremos en cobarde. Cobarde por cuenta ajena, inútil por cuenta propia, siervo por cuenta corriente. Probablemente el miedo sea su única libertad pero cuanto más crece su temor mayor es su docilidad. En su miedo está su utilidad y en su torpeza su servilismo. Valiente como el niño que se esconde tras la falda de su madre, se refugia en la ideología porque huye de la razón. Ideología. Cuatro chapas, cuatro pelos, cuatro canciones, cuatro refranes en el aseo de la facultad. Facultad.¡Qué listo es mi niño que ha estudiado periodismo!. Eterno adolescente anclado en la juventud de su padre y en la revolución de su abuelo grita a quien le protege de los que le asustan. El caso es gritar bien alto para que el ruido tape su vergüenza. Y la de su jefe. Para poder mirarse a la cara cuando se crucen en el ascensor.
Para no mirar la de Paul M. Johnson Jr.

Comentarios