Ir al contenido principal

I.S.P.C.

A Manolito García le encantan las salchichas. A él y a sus tres hermanos. Bueno, a Marta no. Marta prefiere cenar una tortilla de atún. Pobres niños. Su inocencia les ha atrapado en las redes del maldito consumismo neoliberal. Comen y comen salchichas sin preocupación, sin conciencia social, sin sentirse culpables. Derrochan. Pero hay solución. Don José tiene la solución. El Indice de Salchichas Per Capita. Un organismo público (independiente siempre que las urnas no legitimen otra tendencia) decidirá el número de salchichas que corresponden a la familia García. Y en función de unos baremos por habitante y consumo, se establecerá el precio que la Sra. García deberá pagar por las salchichas de la familia. Con las consiguientes penalizaciones por consumo de artículos de lujo si las salchichas son Bratwurst, Viena o rellenas de Queso. Como tiene que ser. ¿Salchichas? Vale, pero con justicia social.
Y a Manolito García le han fastidiado las vacaciones. Por las salchichas. Y por las matemáticas. Ya que creía terminado el colegio ahí está, con la calculadora que le regalaron sus tíos, calculando a cuantas salchichas tocan si se reparten la cuota de Marta.

Comentarios