Los muertos, como los patos.

A F.C. y M.P. no irá a llorarles ningún astronauta. No veremos su foto con el pico tiznado en la portada del suplemento dominical. No habrá profesores que manifiesten a sus alumnos con la bandera de Andalucía tiznada de hollín. No irá ninguna princesa a contar su desgracia.
Hoy, controlado el incendio que ha arrasado 26.500 hectáreas y 2 vidas en las sierras de Huelva y Sevilla, no veremos a miles de plañideras enlutadas en blanco velando sus cadáveres. El ecologismo tiene su corazoncito y a los neosolidarios les conmueven más los mejillones.
"Mineros y patos, el mismo trato" pedían los mineros de Aznalcóllar cuando en Aznalcóllar había mineros y en Doñana veraneaban los patos. Ya sólo quedan los patos. Y hoy, a las puertas del paraíso marismeño, un matrimonio de Sevilla sigue pidiendo que les traten, al menos, como a los dichosos patos.

Comentarios