Ir al contenido principal

Sostenella y no enmendalla

"La industria petrolera estatal de Venezuela destinará una tercera parte de su presupuesto para financiar los planes sociales que adelanta el gobierno del presidente Hugo Chávez"
En CNNenEspañol.com, 4 de julio de 2004


Otra vez la protección estatal como único recurso ante la pobreza. Para Chávez, para la izquierda, la cuestión no es solucionar la miseria sino hacerla sostenible porque de su mantenimiento depende su propia permanencia en el poder. Y mediante la subvención pretende aliviar al necesitado y obtener un agradecimiento que le permita la victoria política sin que el auténtico desarrollo de la población y la superación de la pobreza elimine la base que le sostiene al mando.
Asentado en la carestía de una gran parte de la población, el intervencionismo le permite usar la caridad como argumento electoral en vísperas del revocatorio al que se enfrentará en agosto y Chávez lo hace sin disimulo. El presidente venezolano no promete prosperidad, promete limosna. No busca reconocimiento, busca agradecimiento. No presenta un proyecto que comprender, presenta una imagen que adorar. Y para mantener esa imagen alterna el abrazo y la bofetada buscando el afecto a través del miedo.

Comentarios