Archivo

Mostrar más

Este señor no viene conmigo

Mas teme confundirse en el gentío. A él, insignificante bajo el fantasma de Pujol, le asusta que Cataluña quede oculta bajo las sábanas del fantasma de España. Se preocupa por nada. Con los tijeretazos que le asesta su paisano Maragall, al espectro español ya sólo le queda arrastrar las cadenas. Y de eso nos ocupamos otros más simétricos, menos peculiares.

Comentarios