Archivo

Mostrar más

Hambre y Libertad

Entre la limosna y la libertad, en el país de los once millones de pobres sigue dando miedo perder la primera. Sigue dando miedo alcanzar la segunda. No morirán de hambre porque Chávez necesita ponerle nombre a sus votos. No dejarán de pasar hambre porque Chávez necesita estómagos agradecidos que se traguen sus pucheros.
Mientras, tres millones y medio de venezolanos menos uno siguen soñando con la libertad. Y no es porque a ellos no les suenen las tripas.

Comentarios