Los malos de la película

Manolete pide justicia. No fue Islero, fue un tío llamado Sam.

Los secuestradores tienen una voluntad de liberarlos (a los periodistas franceses), pero no saben cómo hacerlo porque temen a los estadounidenses. Es el principal obstáculo a su liberación

Mohamed Bichari, de la delegación francesa desplazada a Irak, en elmundo.es el 2 de septiembre de 2004

Comentarios