Archivo

Mostrar más

Buscando a Pérez en las Azores

Por eso la foto. Para rescatar al niño Pérez que se hizo Carod mirando a su padre por encima del tricornio. Pero allí se quedó, perdido en el Atlántico, rozando el poste de España como las borrascas de Montesdeoca, cuando Rodríguez tiró el portaretratos por el balcón de Atocha una mañana de Marzo como las novias despechadas y los cornudos destetados. En esa foto, escondido entre los pliegues de una bandera quedó atrapado el niño Pérez mientras escapaba de Carod entre dos barrotes rojos. Que si las patrias son la cárcel del individuo, más vale una celda con dos barras que cuatro.

Comentarios