Archivo

Mostrar más

Gemidos

Goytisolo se da una vuelta por los lugares comunes en los que guarda su rencor y nos lo cuenta con pasión. Desvergonzado. Los orgasmos del odio, como los del amor, pertenecen a la intimidad de un suspiro ahogado.

Comentarios