Ir al contenido principal

Mar...¿adentro?

La autoridad palestina se arremanga la chilaba y busca con urgencia la orilla, no sea que el mar bravío les moje la kefiya de Gucci. Tal vez ahora, el coro de palmeros que anima el harén islámico aprenda de una vez que la indignidad no está en la muerte sino en la vida.

Comentarios