Ir al contenido principal

Un ángel cayó en Ohio

Y aún sigue ahí, buscando la esperanza perdida en un rincón de Cleveland. Escondiendo su rabia tras una sonrisa, curando su herida con el algodón de sus alas empapadas en ron añejo. Esta vez se le escapó el diablo. No llores. Tú eres sólo un ángel. Y era el Gran Satán.

Comentarios