Ir al contenido principal

Apoyos

Ramón Díaz García tenía 51 años y dos hijos cuando atravesó el techo de su vehículo a las ocho menos veinte de la mañana del 26 de enero de 2001. Tras desayunar en un bar, subió a su coche, dio el contacto y puso la marcha atrás. En ese momento, el coche estalló convirtiéndose en un amasijo de hierros. Trabajaba en la Comandancia de Marina de San Sebastián. Era cocinero. Las crónicas no recogen si tenía fregaplatos.

Comentarios