Ir al contenido principal

Laicos

En el silencio de un plató, una pregunta rompe la paz.

- Padre Milá, ¿por qué es más santa Nayaf que Roma?

El cura se tentó el gaznate buscando el cleriman. Lo olvidaba. En el último concilio se desaconsejó su uso. Ahora suben al púlpito a camisa abierta, legionarios de Bambi. Se enfadó. Roma santa... Intentó asimilarlo. No pudo. Gritó.

- ¡Herejía!

Comentarios