Ir al contenido principal

Brujerías

Purificaciones.
Libro II. Capítulo octavo.
De las Alianzas.

Para purificar una alianza, deberás bañarte desnudo la noche de San Juan en una playa desierta a no más de 45º de latitud Norte. Después coloca sobre la arena el caparazón abierto de un centollo y vierte en él siete gotas de angostura, dos de mirra y el polvo de una hoja de menta machacada en un mortero de bronce forjado en noche de cuarto creciente. Moja en la mezcla el dedo anular de una virgen en el octavo día de su ciclo menstrual y escribe en su vientre desnudo la palabra mágica:

Comentarios