Ir al contenido principal

Canciones dedicadas*

Suena un piano. Y sus notas se bañan en el Ebro. ¿Mozart? ¿Chopin, tal vez? No. Paesa.

    Pero al cabo de unos días
    De haber desaparecido
    Encontraron a uno muerto
    A un muerto muy parecido
    Le hicieron un gran velorio
    Y le rezaron una novena
    Le perdonaron sus deudas
    Y lo enterraron con velas

    Pero un día se apareció
    Lleno de vida y contento
    Diciéndole a todo el mundo:
    ¡Se equivocaron de muerto!
    El lío que se formó
    Eso sí que es puro cuento
    Su mujer ya no lo quiere
    No quiere dormir con muertos

    Y no estaba muerto, no, no
    Que estaba de parranda


*De uno de esos. De uno de tantos.

Comentarios