3.1.05

Desengaño

¿La unidad nacional? Yo la conozco. Es sólo una chacha de Ecija sirviendo canapés en la pasarela Gaudí. Es sólo una fresa de Lepe provocando risas en las borracheras de chacolí. Es sólo un bufón vestido de faralaes haciendo gracias al rey de Marte.
La unidad nacional es sólo una camiseta roja la mañana del 6 de enero. Y yo hace tiempo que perdí la ilusión, una tarde de diciembre, escondido bajo la cama de los Reyes Magos rodeado de regalos envueltos en papel de Galerías Preciados y una carta de Melchor firmada por mi madre.
La unidad nacional. Y encima se quejan ellos.
No merece la pena. No es excusa. No es problema. Que no vengan los burócratas a envolver mi libertad con el celofán rojo y gualda de la unidad nacional. Ya no me hace ilusión. No la pedí en la carta.

(P.D.: Y a Bono se le está corriendo el maquillaje de betún)