14 años.

El muro no durará tanto. Aunque los albañiles sigan soñando entre los escombros que la cárcel era palacio, que las rejas eran cortinas, que el foso era jardín, que los perros eran de piedra, que los guardias eran mayordomos, que la libertad era verdad.

Comentarios