Ir al contenido principal

Beatos en el burdel

En cualquier caso, cabe temer que de momento seguirán muriendo de sida miles y miles de creyentes del Tercer Mundo que obedezcan la consigna de que Dios prohíbe el preservativo.
El Periódico, 20 de abril de 2005

Pecadores piadosos, adúlteros de padrenuestro, tal vez follan con la luz apagada para que no les vea el ángel de la guarda... Y aquí los bwanas, racistas hasta decir basta, haciendo aspavientos de pena por los sobrinos del tío Tom, pobrecitos, con lo bien que cantan la canción del colacao. Imbéciles.

Comentarios