Repetimos

Las eneges, como las natillas. Más de lo mismo. Pero ahí sigue Blancanieves con sus complejos, imitando a la reina y sus defectos.

- Espejito, espejito, ¿soy ya como ella?

Casi, princesa, casi. Sólo te falta el Wyoming. Y una miaja de mala uva.

Comentarios