Ir al contenido principal

Melonadas

En la tapia del cementerio, valiente, Regás embiste a sus fantasmas. Hasta derribar el muro a cabezadas. Y liberar por fin a sus enemigos muertos y correr juntos de nuevo, corre que te pillo, rojos y grises, a galopar, a galopar, hasta enterrarnos juntos en el mar.

Comentarios