Ir al contenido principal
Querido Rey Gaspar:

Con tiempo bastante, como las paellas del chiringuito, te escribo ahora que cambió la orilla y refresca en el Puente Nuevo para encargarte mi regalo de este año, no sea que luego la tarea te agobie y me vengas con pamplinas.
Carbón. Este año quiero carbón del bueno, del que tizna y no esa pastelada con sabor a gominola. Pero nada de un saquito “Recuerdo de Mieres”. Lo quiero todo. Quiero todo el carbón que puedas encontrar. Todo el carbón del mundo.
Para mí.

Comentarios