calle Europa, nº21

La vemos aquí, allá, en medio mundo (la mitad que nos coge a mano). Una de nosotros, la vecina de al lado, que le dio por ahí. Estúpida, tirarse por la ventana de un edificio en ruinas. Como si matándose primero escapase del suicidio colectivo.

Comentarios

belaborda ha dicho que…
¡Pobre juguete roto, imposible de recomponer antes de su total destrucción! Lamentable, y no infrecuente, caso de falta de comprensión ese intento suyo de morir antes de morir. Y absurdo por completo: ella ya estaba muerta desde mucho antes.

Ese culto a la muerte, ese mismo ’muere antes de morir’ (Mutu qabla an tamutu) por más que se le quiera revestir con ropajes mísiticos, cuando es el impulso que está llevando a tantos seres humanos al suicidio en medio de una hecatombe de víctimas absolutamente inocentes, aterroriza. Y todavía más que pueda ser asumido por una religión que cuenta con cientos de millones de fieles.