Ir al contenido principal

convivencia

La historia de convivencia entre víctima y verdugo en el País Vasco que preocupa a Peces-Barba se concretó hace unos meses en la persona de Kandido Azpiazu, condenado por matar a tiros en 1980 a Ramón Baglietto, propietario de una tienda de muebles y ex concejal de UCD, quien le había salvado 18 años antes de morir atropellado por un camión.

En El País. Una historia de convivencia.

Comentarios

belaborda ha dicho que…
> ‘El alto comisionado escribe al ministro de Justicia para que se aplique el artículo 48 del Código Penal.’ [En El País]

Si desgraciados son los ciudadanos de un Estado huérfano de leyes que protejan a las víctimas, de los verdugos, aún lo son más los de aquel en el que existiendo tales leyes, no se apliquen. A los primeros, al menos, les queda la esperanza de tenerlas algún día.

> ‘Uno de los casos en los que una persona víctima del terrorismo -pues mataron a su marido- y el autor del crimen conviven diariamente en el mismo edificio fue publicado por este periódico [El País] el 4 de diciembre. Al día siguiente, Peces-Barba envió las cartas al Gobierno y a la Fiscalía General del Estado’

¿Al día siguiente? ¿Cómo osó no hacerlo el mismo día? Ah, joder, que el 4 de diciembre fue domingo.