Ir al contenido principal

Arrimar el ascua

Salió el sol y las chalanas se llenaron de brasas y las cañas de sardinas. Los espeteros voceaban. A la izquierda lo tenían claro, la culpa es de la sardinas porque se lo han buscado. A la derecha lo tenían claro, la culpa es de las cañas porque todas son salvajes.

Y mientras el gato cazando al descuido.