+ -

Canela en Rama

Francés. Y de la capital. Más francés que D’artagnan, el foie-gras y los bigotes de Asterix. Si es que no hay duda, Woody Allen es galo de las gafas al psicoanalista. Sus películas sobre París, los conciertos de clarinete en Montmartre, las lágrimas deslizándose por sus mejillas al contemplar la tricolor… Claro, la emoción. Chauvinista, pero emoción pura y limpia, libre, igual y fraterna.

Americano. Sólo hay que mirarle a la cara. Jackie Chan es americano. Pero no de la costa atlántica, no, que ahí son medio europeos medio nada. De Tulsa, Oklahoma. La América profunda. Si lo dicen sus ojos. Este nació en un campo de maíz y creció con el cuello rojo de pelar mazorcas a pleno sol en la puerta del granero. ¡Menudo cowboy! Y menudo racista reaccionario, que sólo reparte tortas a los chinos; claro, como él es americano… Del mismo Tulsa, Oklahoma, el cuadragésimo sexto Estado de la Unión.

Español. Anson es español. Que ya se ve en el apellido. Todavía un García o un Pérez, pero un Anson… Pronto hemos olvidado que El Maine se hundió por una explosión en las calderas y el 98 está muy fresco todavía, que fue el siglo pasado. Vale, el anterior, pero tampoco hace tanto. Y después vino el KKK, el asesinato de Kennedy, el positivo de Ben Johnson (¿Canadiense? Bueno, bueno, gallegos y asturianos…) y así hasta el Imperio del César puritano, estúpido, sionista, belicista y mojigato. Un desastre. ¡Dónde vamos a parar!
5 el buque negro: Canela en Rama Francés. Y de la capital. Más francés que D’artagnan, el foie-gras y los bigotes de Asterix. Si es que no hay duda, Woody Allen es galo de l...
< >