+ -

Dura rehabilitación

No le hizo gracia el resbalón. Duele más el ridículo que la rodilla y por la noche repiquetean las carcajadas en las pesadillas del tirano.

- Pagaréis caras vuestras risas.

Y se despierta sudando, asustado, y busca bajo la almohada si aún sigue ahí la Perla del Caribe. Está. No se la robarán. Es suya.

- ¡Es mía!

Mientras viva.
5 el buque negro: Dura rehabilitación No le hizo gracia el resbalón. Duele más el ridículo que la rodilla y por la noche repiquetean las carcajadas en las pesadillas del tirano. ...
< >