+ -

Un jardinero

Llamémosle X. Cuida bonsais con cariño, pequeñas plantas, esencia de la naturaleza, la vida encerrada en un frasco tan pequeño que la clorofila escapa por los bordes de una fotosíntesis tamaño carnet.
Un jardinero, no sé, uno cualquiera, pongámosle X. Pasea por su jardín, Gulliver con regadera, de puntillas por el arriate, bailando entre bonsais con cuidado de no aplastar la belleza, de no tapar la luz con sus hombros.
Un jardinero, qué más da su nombre, digamos que se llama X. A veces tiene calor, al sol del mediodía, que los bonsais alegran la vista pero no refrescan la frente. Entonces levanta los ojos del suelo y mira allá donde las ramas crecen más altas que la tapia del jardín buscando buena sombra para el botijo, un buen árbol para el cobijo. Y se arrima.
5 el buque negro: Un jardinero Llamémosle X. Cuida bonsais con cariño, pequeñas plantas, esencia de la naturaleza, la vida encerrada en un frasco tan pequeño que la clorof...
< >