+ -

El rey morado

Como las violetas de caramelo, no se si por miedo o vocación. Quizá sea sólo que le gusta tararear a mi paisano, ese que canta, y susurrarle al ombligo canciones a lo que venga. O que la zarzuela de pescado teme quedarse sin marisco y le guiña el ojo a la cocinera que agarra el mango, la de ojos lilas que te miran y cautivan. Será Cibeles, que entiende, la que le dio el consejo: si se lleva el color nazareno, más vale en la bandera que en el ojo. Lo que sea, yo grito con mi Rey:

¡Viva la República!
5 el buque negro: El rey morado Como las violetas de caramelo, no se si por miedo o vocación. Quizá sea sólo que le gusta tararear a mi paisano, ese que canta , y susurrarl...
< >